1 2 3 4 5 »
Reblog | 7
Pero me faltaba valor. Ella tenía novio. Yo era torpe. Ella era preciosa. Yo era un aburrido sin remedio. Y ella era fascinante hasta el infinito. Así que regresé a mi habitación y caí sobre la litera inferior, pensando que si las personas fueran lluvia, yo sería llovizna, y ella, un huracán
—Buscando A Alaska - John Green (via aliceloudlee)
No quiero ser el amor platónico de nadie. Si el gusto a alguien, quiero que sea mi verdadero yo la que le guste, no la que piense que soy. Y no quiero que se lo guarde. Quiero que me lo demuestre, para poder sentirlo también. Quiero que sea capaz de hacer lo que quiera hacer estando conmigo. Y si hace algo que no me gusta, se lo diré.
—Las ventajas de ser invisible - Stephen Chbosky
INVISIBLE

-Te amo.

-No digas eso si no estás seguro.

-Estoy muy seguro. Ya no sé más cómo decirte lo que siento. Creo que estas son las palabras correctas. No sé cómo hacer para que me veas. Ojalá un día me dijeras qué necesitás, qué tengo que hacer para que me des un espacio en tu vida. Creo que ni vos sabés que esperás. Me gustaría que tomes mi mano, te la estoy ofreciendo para ayudarte; que me dejes acompañarte, cuidarte, mimarte. No hay algo que desee más que estar con vos.

-No puedo darte ese lugar en mi vida. No, al menos, de esa manera. Lo siento. 

-Ya sé que ahora pensás así porque crees que sola podés con tu vida y no querés correr el riesgo, pero nadie llega solo a ninguna parte. Todos deseamos sentirnos acompañados. Yo te necesito. Y vos también necesitás mi compañía. 

- …

-¿A qué le tenés miedo?

-No tengo miedo. Simplemente no estoy enamorada. No te amo.

- …

-Se puede necesitar la compañía de alguien sin estar enamorado. Y eso es lo que me sucede. Vos me ofrecés cosas que yo no sabía que me hacían falta. Y eso me genera curiosidad, es cierto. Me hacés ver la vida desde otro lugar. Me propones libertad, desestructuras, un mundo de pocas obligaciones donde sólo nos tenemos mutuamente. Pero yo me pierdo en ese mundo. Me encuentro extraviada, desequilibrada, confundida. Y siento ganas de pedirte que te vayas, porque me doy cuenta que no siento lo mismo. ¿Realmente pensás que sólo basta con tenernos el uno al otro? ¿De verdad pensás que en el amor sólo eso es suficiente? Tal vez, algunas veces, sea así, pero no siempre. A veces sucede que se necesitan otras cosas. Y yo necesito estar enamorada de la persona a la que vaya a darle un lugar tan importante. Pero eso no me ocurre con vos.

- …

-No sos la persona que soñé para mí. Mi mundo es muy diferente al tuyo. Y no siento lo mismo. No puedo darte ni la mitad de las cosas que me ofrecés. Necesito que lo entiendas. Por favor. 

-Lo único que entiendo es que te ofrecí mi vida, pero no pudiste necesitarla como yo necesito la tuya. No pudiste darme en ella el espacio que yo te dí en la mía. Perdiste tu tiempo buscando diferencias y no lo aprovechaste para ver cuáles eran las cosas que te unían a mí. Porque las había. Existían tales cosas, de eso también estoy seguro. Si es así como lo querés, me voy. Después de todo siempre fui invisible para vos.

-No seas egoísta. No digas eso solo porque estas sufriendo. Esto también está siendo terrible para mí. No creas que no sufro por estar de este lado. El hecho de que no me haya enamorado de vos no quiere decir que de verdad no quiera todas esas cosas que me ofrecés. Y duele mucho que no lleguen o no hayan llegado de las personas que espero o esperaba y sin embargo vengan de vos. No creas que no sufro. Yo también la paso mal. 

-No sé. No sé si pueda entenderlo alguna vez. Me voy. Pero quiero que sepas que voy a estar siempre para vos. Aún cuando te niegues a verme. Que seas muy feliz.

E. P.

No hay ningun hombre tan perdido como aquel que se extravia en los vastos y complicados laberintos de su propia mente solitaria, donde nadie puede llegar y donde nadie puede salvarlo
—"Un guijarro en el cielo" - Isaac Asimov

(Fuente: aurorasparapensamientos)

Tengo suerte de tener tantos deberes que hacer y de que no me quede demasiado tiempo para pensar.
—Las ventajas de ser invisible - Stephen Chbosky
¿Mi melodía favorita? El latido de tu corazón.
¿Qué estás haciendo hoy para que lo que sueñas que suceda mañana ocurra tal como lo deseas?
Así que supongo que somos quienes somos por un montón de razones. Y quizá nunca conozcamos la mayoría de ellas. Pero aunque no tengamos el poder de elegir de dónde venimos, todavía podemos elegir a dónde vamos desde ahí. Todavía podemos hacer cosas. Y podemos intentar sentirnos bien con ellas.
—Las ventajas de ser invisible - Stephen Chbosky
Y no sé, quizá necesitamos a alguien que nos haga ver que en los domingos no estamos solos, y que los lunes no son tan malos como parecen.
Y en este preciso instante, mi elección es estar contigo.
—Cenizas del pasado - Susan Crandall